Sobre Un Día de Luna

Un Día de Luna como otro cualquiera tiene su génesis hace muchos años y empezó como una pequeña historieta de 4 páginas, que viene ser más o menos lo que podéis ver en el prólogo. Algo en esa historia me dijo que ahí había algo que sacar, pero el guión se resistió durante unos años. Al final, como dice la canción con una pequeña ayuda de mis amigos, el guión salió de su enquistamiento y terminó por tomar forma. Iván González y Álex Montaña vieron ideas en mis ideas y yo vi más ideas en las suyas… ese rollo de cuando ves que funciona trabajar con la gente adecuada.

Con esto, ya sólo quedaba dibujarlo… casi nada. Echando mano del poquito tiempo libre que me quedaba, empecé a dibujar Un Día de Luna a mediados de 2011. En 2015 ocurrió aquello llamdo vida que me obligó a pararlo cuando sólo quedaba un capitulo para terminar. Aún no sé muy bien cómo pero prometo terminar la historia.

Por el camino llegaría de nuevo la ayuda de los amigos y convencí a ese par de monstruos llamados Joseba Acebes y Raúl Mayor para dibujar algunas historias de complemento que aportan información que de otro modo podría quedar excesivamente velada en la historia central.

Os dejo con esta historia de un mundo donde la magia es tan común como mirar el twitter, donde cada siete años durante todo un día, la luna llena brilla en el cielo diurno, un mundo tan grande donde los protagonistas serán personajes muy pequeños, no son héroes y la mayoria no sabe muy bien lo que hace, pero espero que no por ello sean menos interesantes.